PORCELANOSA LIMITA SUS ESPACIOS CON VALLA DE EUROPA PREFABRI

Nuestra valla ciega, referente en la construcción, separará dos zonas con el fin de facilitar el trabajo al personal en la nave.

En esta ocasión, la valla ciega de limitación es la protagonista de nuestro trabajo.

Se trata del montaje de valla ciega de limitación en una de las naves que la empresa tiene situadas en Madrid.

La valla ciega, ideal para el cerramiento de espacios, ha sido montada mediante tacos a la solera de hormigón ya existente en la nave.

Esta valla, como su propio nombre indica, es opaca, lo que la hace perfecta para separar espacios y ocultar los solares de las obras de forma provisional, además de proporcionar seguridad en las obras, tanto al personal que se encuentra trabajando en ellas como a los transeúntes que pasen por la zona en obras.

A esta valla se pueden añadir puertas, ya sean batientes o correderas, tanto para los trabajadores como para los vehículos que deban acceder a la zona en cuestión.

La chapa es de acero galvanizado, lo que la convierte en una valla duradera y esto, unido a sus nervios, que proporcionan una mayor rigidez, aporta resistencia a la construcción.

También conocida como valla opaca o valla de ocultación, estas vallas de obra son todo un referente en la construcción, para cerramientos temporales o permanentes, por su rápido montaje, por su solidez, por su estética y por la seguridad que aporta a la obra.

De igual modo, debido a su construcción misma, esta valla ofrece una mayor privacidad para el desarrollo de las obras designadas, impidiendo la visión de los trabajos desde el exterior.

La valla se compone de una chapa galvanizada trapezoidal de 0,5 mm., con una longitud de chapa de 2 m. y una altura de otros 2 m. El porte cuenta con 2,5 m. de altura y se crea a partir de chapa plegada de 1,2 mm. y galvanizada.