¿CASA TRADICIONAL O CASA PREFABRICADA?

Hasta ahora, cuando nos hacíamos esta pregunta la respuesta era rápida: tradicional.

Una construcción tradicional ofrece seguridad, pues se construye con ladrillos y hormigón, variedad de diseños y durabilidad en el tiempo. Sin embargo, cada vez más familias están descubriendo las ventajas de la construcción prefabricada.

Las casas prefabricadas surgen a raíz de la evolución que la arquitectura y la ingeniería han sufrido en los últimos años, en los que la más alta tecnología se ha aplicado en acabados, diseños y materiales de construcción, permitiendo así la aparición de una gran variedad de casas prefabricadas: de acero, de madera, de hormigón… todas ellas con dos características en común: el bajo coste de fabricación y la disminución del tiempo de instalación.

Son muchas las ventajas de las casas prefabricadas, entre ellas destacan el tiempo de construcción, que se reduce a la mitad con respecto a las construcciones tradicionales; los materiales, con alta resistencia a cambios de clima y fenómenos meteorológicos; portabilidad, al ser recuperables en más de un 90%; seguridad, aportada por la adecuada técnica de ensamblado; variedad de diseños, más de mil acabados; mínimo mantenimiento y por supuesto, costes muy reducidos.

En el mismo Silicon Valley, donde el acceso a la vivienda es complicado incluso para ingenieros de grandes empresas como Amazon y Google, éstas han encargado 300 viviendas modulares para sus empleados, calculando un ahorro de hasta 700 dólares al mes.

Ex empleados de enormes empresas como Aaron Holm, que trabajó en gestión de productos para Amazon, o Michael Marks, uno de los primeros inversores de Tesla, han sido rápidos y han creado Startups dedicadas a la fabricación y el montaje de casas modulares. La incubadora de empresas Y Combinator, cuna de las exitosas Airbnb, Dropbox o Reddit, también ha decidido apostar por esta construcción de futuro y ha dado una vuelta más: ha creado una startup, Acre Desingns, que crea viviendas prefabricadas y energéticamente eficientes.